El amor de esta tierra
parece no conocer eternidad,
las palabras vuelan libremente por el campo,
no conocen el dolor.

Las lágrimas deciden salir de mi alma
por odiar el dolor,
no pueden vivir
entre tanta melancolí­a.

La dureza de los caminos,
se mueven con el viento,
se lleva consigo el olvido.

En algún momento,
todo lo que se creyó
existir murió.

Donde caminamos,
la huella suave desvanece
con el viento,
pero allá en el olvido,
donde todo vive,
nadie muere porque
muerto, ya esta.

Sé que alguna vez tocaré ese mundo,
las lágrimas que huyeron regresarán,
ya no buscarán huir,
sólo vivir.

Veré como el amor, ahí­,
no podrá morir más.

Signature Lina Ru