Resguardaremos la noche encantada,
la convertida en nuestros sueños gloriosos,
nuestros corazones amantes.

Habitamos el alma entre nubes poéticas,
entablando un espectro de luz
pareciendo el arcoiris dolido.

Volcando al tiempo pretendo alcanzar los cielos danzantes,
incluidos en el himno de un alma desahogada,
dosificando lentamente el voceo dulcificante,
contraigo mi corazón encontrado.

Tanta emoción, termina en el infinito,
lugar fascinante hecho otoño para mí­,
para nosotros, corazones amantes.

Signature Lina Ru