Sí, cambio y edito los poemas aunque hayan estado publicados sin cambios por mucho tiempo. ¿Por qué?

La poesía está viva; es un fluir, un proceso como el ser. Si bien estamos acostumbrados a la permanencia en un papel, esa continuidad es relativa a una nueva edición, a un cambio físico, como un rayón, o inclusive, al lector mismo. Otro ejemplo de la poesía viva, como el ser, es que el poema se vuelve parte de la conciencia colectiva, es decir, la cultura. Por lo tanto, pudiera ser que una frase se vuelva refrán o dicho popular que inspire nuevos poemas y obras.

Consideremos al poeta Amado Nervo y su poema “El Signo”1: Hay una frase en ese poema que dice “No arrojes margaritas a los cerdos.” Es probable que hayas escuchado esta frase sin haber oído de Amado Nervo, pero conoces una variación de la misma como “No des perlas a los cerdos” o “No le des margaritas a los trolls”.

Si es así, la pregunta sería, ¿cómo conoces esa frase y cómo la interpretas? Quizá le diste una interpretación de superación personal creyendo que era un dicho popular basado el poema, quizá le diste una interpretación religiosa porque has oído una frase parecida en Mateo (7:6) sin haber leído el poema, o quizá sólo la usas sin pensar de dónde viene la frase, y por eso, tienes una interpretación personal de ella.

Como puedes observar, la frase puede tener varias formas de interpretarse, y todas dependen del lector. El porqué un poema está vivo desde el momento éste se lanza al mundo es que: Los poemas va cambiando y su interpretación cambia al paso del tiempo en la mente de los lectores, y estos a su vez, terminan creado nuevas frases o ideas inspiradas por una frase o idea original que también cambia a nuevos lectores y crea nuevos pensamientos relevantes para la época.

Si la división entre nuestra obra y lo que sucede al paso del tiempo es muy débil, entonces ¿por qué no pudiera el mismo autor cambiar su obra si lo considera apropiado? En este medio, la web, la impermanencia parece más evidente. Si hago un cambio en un poema, la versión antigua parece desaparecer, cuando en realidad, por el sistema que uso, se guardan versiones. Cada cambio que hago es simplemente una renovación, agua nueva, para una interpretación que ya no da lo que una vez quería expresar.

Si el poema me hace sentir que falla completamente en expresar lo que alguna vez consideré apropiado, puede que lo modifique mucho. Si el poema me agrada, pero veo errores leves, consideraré arreglarlos. Siempre teniendo en mente lo efímero de nuestro pensar y el delicado balance entre la permanencia y la impermanencia.

Por eso, en general trato que los poemas no cambien mucho, pero si es así, y buscas una versión en particular del poema porque lo cambié totalmente puedes contactarme aquí y veré que puedo hacer para recuperar la versión antigua del poema que te gustó.

  1. Leer aquí el poema que se encuentra en este libro: http://books.google.ca/books?id=mqESAAAAYAAJ p. 20.

Posted in: Sobre