El palacio de mi corazón se transportó 
 hacia el mundo del arco iris, 
 ese lugar donde se logra volar 
 y nunca crecer, nunca caer. 

 Palacio, se volvió mi alma ardiente, 
 el fuego no dejaba de respirar 
 entre los días que no podían morir más, 
 días donde respirar no era su destino. 

 Ese minuto perdido alcanzó a verme llorar 
 aquel día cuando creía 
 que nunca quemaría 
 lo que llevo por dentro. 

 Palacio, dejó de verme el minuto cansado,
 dime si es cierto que morí, 
 y ahora donde no hay aire... ¡Dime! 
 ¿Es este el arco iris donde viviremos?

 Palacio huyó, no quiso contestar,
 no era él, sino mi esperanza
 de lograr respirar el aire 
 inhalado por tus pulmones. 

 Fue entonces cuando me di cuenta, 
 que las ilusiones volaban y yo, 
 cayendo  hacia el campo olvidado 
 dejé al palacio muerto. 

 Palacio, moriste.
 ¿Por qué no me contestaste?
 Dejaste que el arco iris se olvidara de ti, de mí, 
 siendo el fuego mi único amigo. 
 ¿Por qué mi doloroso palacio?
 Todo está muerto. 

 Viendo el campo, 
 siento la brisa suave en mi cara.
 Ay Palacio!
 
 Perdiste sentir el mundo a tus pies,
 y ahora camino sin parar 
 en el campo solitario que me dejaste,
 campo mío, campo de mi corazón.

 
Signature Lina Ru