Los brazos del tiempo se abren como hojas apenadas. 

Ellas 
se agitan al verse a sí mismas en el espejo de su pasado. 

Ellas
vuelan en el espacio que las divide del mañana y el hoy.  

De ellas nace la tormenta que nos recuerda 
que somos libres de pensar lo que queramos, 
pero estamos atrapados en hábitos que forjamos.
 
Día tras noche, creyendo 
que hacemos lo correcto, 
sin saber, sólo creciendo.

Es la existencia la que nos demuestra 
que somos papeles que se avientan
hasta quebrarse la pasta del libro 
que nos envuelve y se revuelven 
las hojas de lo que somos para  

                                   ...^ liberarnos ^...

de la prisión que construimos 
con la grava de lo que nos dolió. 

En tal libre albedrío, en un aparente 
caos, el orden se encuentra esperando
a que caigan las hojas dispersas en 
el piso y veamos que no somos las hojas 
sino el movimiento que las libera 
de la tinta impresa durante lo vivido. 

Si no somos el libro, no somos un recuerdo,
si reconocemos que somos más que tinta, 
podremos ver más allá de lo que se siente
porque veremos lo que realmente se es...
            <------------------------ ¡movimiento!
					  |
                                          |
					  |
				          L
					  I
   					  B	
                                          E
					  R
                    		          A
                                          R
					  E
					  |
                                          |
					  |
  	   ¡movimiento!------------------------->
 

Signature Lina Ru