El sol al que madrugo me mece en sus brazos.
Me invita a jugar con sus árboles que no lo resisten, 
pero prefiero el arrullo donde no hay lluvia para ser feliz 
y encontrar que al mecer me encuentro con lo incondicional del ser, 
el amor, ese que soy cada amanecer. 
Signature Lina Ru