No puedo 
explicarme a los demás, 
su trayecto está formado 
por pedazos de sí­labas 
bailando 
a la media luna 
de la imaginación.

No puedo 
acomodarme 
a sus rutas, 
su definición 
me está 
carcomiendo 
la intuición. 

No puedo 
dedicarme 
a sus imágenes 
falsas de bondad
porque su violencia 
me está cocinando
la motivación. 

Tan hipócrita
su hablar,
tan tenue 
su caminar,
que me canso
de elaborar.

¡No quiero 
convencer!

Me cansa 
la posición inerte 
del que compone
sobre el otro pensando 
que así­ 
obtendrá la aprobación 
del dignatario 
de la sociedad real,
aquella basada
en la tradición 
mecánica 
del carismático. 

Tanta inseguridad 
pintada de galanterí­a, 
convenciendo al dormido 
de que su elegante proceder 
nos llevará a la verdad. 

Baila con la corte real 
si quieres inmortalizar
tu nombre en papel,
pero te advierto
se quemará 
tan pronto
le quites
la vista.
 
En cambio,
si aprendes 
a distinguir 
por ti mismo 
cómo tu mente 
es una entidad, 
un sentido más 
compuesto 
del oí­r 
impresionado 
por el tacto, 
el tacto 
impactado 
por el olfato, 
el olfato
adornado
por la vista,
la vista 
decorada 
por el tacto,
el tacto
dispuesto
de emoción,
la emoción
compuesta
del concepto
y el concepto
hecho precepto,
verás 
que no hay motivo 
para bailar más. 

Nadie conoce 
lo que es 
la verdad 
y si lo sabe, 
lo mantiene 
en silencio, 
así­ que mientras 
te hablo, 
siente mi hipocresí­a
en tu mente,
aquella que trastorna 
todo lo que te toca
hasta que veas
que: 

¡No te quiero 
convencer!

La falta de originalidad nos ha mantenido estancados en un montón de ilusión, una creación mental que termina consecuente como violencia. El motivo motor, el verdadero impulsor, de la paz es la capacidad creativa.

El desarrollo del hombre bondadoso de fondo sólo se logrará cuando “observe” -insight- con claridad su perspectiva no verbal.

Tanta verborrea hace al individuo violento y si no es así­, entonces ¿Por qué si invertimos tanto en desarrollar y conservar el lenguaje seguimos en estado catatónico de estrés que explota en violencia?

Muchas razones… La más importante es la pregunta: ¿Quién soy?
Respuesta: “Silencio”

Signature Lina Ru