El desquiciado
fabrica del caos
una entidad
que identifica
como él mismo.

Su soledad
representa
una figura mí­tica
porque siempre
está rodeado
de “su” gente,
aquella
satisface su desear.

Miente
haciéndoles creer
que todo lo que hace
es por el otro,
pero a cada paso
se va descarando
lo que realmente
lleva dentro,
una necesidad de
sentirse superior
que se disfraza
de fidelidad.

¡Baila! ¡Baila!

Baila con él
hasta que
se te quemen
los huesos.

Si logras descifrar su estilo,
tendrás dos opciones:
Repetir su patrón
y volverte
lo que él representa
o alejarte
de todo mesí­as,
aquel que está dispuesto
a tomar la supuesta
responsabilidad
que uno mismo
tiene miedo a afrontar.

¡Baila! ¡Baila!

Baila con él
hasta que
te canses
de ser el otro.

Si logras observar
lo que está detrás
verás que no existe
la bendita solución
que se te pueda otorgar
porque no existe problema
fuera del que uno mismo
se crea…

¿Tienes miedo?

¡Baila! ¡Baila!

Baila con él
hasta que
todo lo que
veas
sea
miedo.

¿Alcanzas a observar
lo que te tiene preso?

Sí­,
no es el otro.

¿Quién es
y cómo se
esconde?

Signature Lina Ru