La cortina cae,
lentamente se cubren mis ojos bajos
admirando el sabor furtivo
que cubre mi pertenecer desconocido en ti.

Tengo que desdeñar el recuerdo,
partir el cielo imaginario compartido
sólo dentro de mí­, es así­ como divisé el dorado
amanecer en tu mirada,
fue aquella vez, no encuentro
la antigua sonrisa,
labios rellenos de escarcha enamorada,
¿Dónde cayó la remembranza desolada?

En el amor, ahí­ se resguardará,
sin regresar el reloj,
encuentro la risa secreta,
la esperanza eterna,
el perdón inmenso,
envolviendo nuestros mortales cuerpos,
tú y yo, amor.

Signature Lina Ru