Fue tanto lo que ayer deseé 
que sin cabeza me quedé,
si cuidado hubiera tenido, 
una cabeza hubiera parido, 
ahora no importa lo que sé,
si hoy suelto lo que deseé.

Por eso me envuelvo en papel
uno que me invite a crecer,
dar lo que nunca había dado,
no el corazón, sino la cabeza
que fiel me confiesa que soy
todo lo que quiere para mí. 
Signature Lina Ru