El amor escolar es tranquilo, inocente,
pero a veces tan mortal como un cuchillo al alma
y es que es tan puro este sentimiento
que se confunde a veces con amor,
llega a ser muy sincero y profundo.

El amor escolar es tan bello como la aurora,
ya que ahí­ empieza a florecer el saber amar,
empieza a sentirse el calor de los cuerpos
unidos por esos sentimientos.

El amor escolar es secreto, y a veces penosa,
es tan secreta que nadie lo sabe,
a veces ni tú sólo lo admites,
y otras todos lo saben,
excepto a quien tú amas.

El amor escolar es todo dulzura y amargura,
es la miel de un panal empezando a crecer,
es el esperar amor y sentir amor,
es entonces aquel amor escolar,
el amor inocente y a veces mortal,
maduro, a veces chiflado,
entiende y comprende todo.

Es aquel amor escolar,
de una sola primavera,
pero a veces, eterno.

Signature Lina Ru