Con los labios entrometidos,
me comprometí­ a un amor callado,
silenciado por el miedo a elucidar
el alma en los rí­os partidos,
envueltos de mi pronunciar.

El toque enmarcado
trataba de enmendar el pétalo perforado,
todos aquellos luchando por subsistir
con el sol en puesta y lágrimas en el ocaso,
no se conoce el silencio enmarcado,
protegido por el cielo compartido.

Vendrí­a el dí­a desolado,
cuando el silencio marchitarí­a,
formarí­a el cuento retocado,
aislado por los tiempos mendigados,
con este latir hiriente,
creyendo en una mentira diluida,
con un abrazo facineroso
entre tanto desolado amor.

Signature Lina Ru