Confirmando la eterna soledad,
se despide del centro de la naturaleza
concibiendo colores fantasmagóricos
como propios.

Confundo mi vida con los espectros caí­dos
como perlas mojadas
derramando la historia
sobre la cara anochecida.

Parezco una lágrima, de esas confundidas
y encontradas sin vida,
no es la dulzura de un respiro entretenido
sino el olvido pensado,
sólo para nosotros
en la despedida de mi propia naturaleza.

Signature Lina Ru