Tengo que volver a despedirme,
					lá		gri		mas 
no contienen este deseo de caer,
al lago que se creó en esta alma 
						recién regada.

					Trato de dejarte,
mi mente no cesa,
			el pensamiento que eres
me arropa, me asfixia cada día,
		envuelta del olvido,
la luna me atañe a ti.

				Siendo espejos,
		reflejos
volcando nuestro futuro
			al transporte del ayer,
				como aquella vez
cuando las formas murieron,
			te sentía parte de mí,
 	sin ser yo, 
 			sin ser, 
 	sinceridad 
brillo del silencio 	
				en tu espíritu.

				Y en este invierno mi ser,
tratando de ocultar lo entumido,
			el viento sopla 
	otro furtivo deseo,
				una vez más no puedo,
 	el anhelo de fugar es más fuerte
que lo que me atas el alma
			con dura beligerancia,
	siendo éste el último fuego,
espejismo fiel de mi amar.
Un perdón puede ser eterno, pero el vivir como si el pasado no hubiera pasado, es ironía. El alejarnos de alguien que nos hace daño, no significa el perdón no haya sido verdadero. La primera despedida, puede olvidar el pasado, la segunda, nos dice que hay engaño en lo que se nos dice sobre la disposición de cambiar. Por eso, doble despedida, significa que sigues perdonando, pero no tolerarás que te hagan daño.
Signature Lina Ru