Dulces, dulces recuerdos me diste al comenzar a hablar,
al conocer la voz que nunca habí­a escuchado.

Me diste dentro de tanta amargura,
un recuerdo azul y florido
donde las aves vuelan por placer,
por ser quienes son.

Tienen entre cada recuerdo un sentimiento que despierta
cada vez que en mi memoria se presenta
el anhelo de conocer más allá de mis locuras.

Tuviste el valor de hablar y decirme tantas cosas
que me ahogan y entristecen.

Fuiste tú, dulce, dulces recuerdos que trajiste
y te llevaste con la ilusión de hallar más.

Harto estuve, de tanto pensar, de recordar
la voz de mis locuras, la luz de mis ojos
y el brillo diciéndote que nadie quiso decir
lo que tu me dijiste y me hace recordar,
tu dulce, dulces recuerdos
que me diste para sufrir y vivir.

Signature Lina Ru