En silenciosos pertenecientes al alma sin fin,
descubrí­ el tesoro del amor,
febrero encandilado por el mirar decidido a perforarte,
alcanzar las entrañas de tu extrañar.

Mi tristeza parecí­a revolotear
entre mariposas y penetrante hermosura,
juntos en un desear desconocido,
estorbando mi respirar encontrado en tu voz,
la suplica reciente, parecí­a dejar mi pasado
en aquellos brazos tuyos,
el tiempo se fue ahogando
entre nuestros dedos encontrados,
fabricantes del palpitar hechizado.

Vuelto realidad en voces de amor,
en manos adheridas en carne y piel,
hasta nuestro cesar.

Signature Lina Ru