Espero la olvidada llovizna 
sobre mis labios esmeralda, 
durmiendo la ventisca, 
callando el toque hiriente,
amanezco debiendo tu sonrisa,
bebiendo el veneno 
de tu silencio 
ensombrecedor.

				¿Qué hacer si caduco 
				en tu voz ausente
				de manos cabales?  

Y no es por olvidarme, 
y no es por rechazarme, 
y no es por dejarme,
es por el alma adormilada 
que vio por eternas 
a las palabras enamoradas 
de la mañana,
no de mí,
ni de ti,
sino del tiempo. 

				Reloj que otorga la salida,
				y me regresa el sentido.

Esperando silenciar mi alma, 
vi en ti, un refrescar 
que nunca llegó, 
vi en ti, un dormir, 
y si no despierto
dormiré con la muerte,
dominado por el espíritu 
de lo que pudiera ser, 
pero no es.
Hay veces que es mejor, dejar ir. Lo que uno espera, una expectativa al aire, puede dominar a tal punto que la vida deja de ser alegría. Si llega ese momento, soltar nos llenará de más plenitud que si la expectativa llegara a ser como tú imaginas, pero jamás como esperas realmente.
Signature Lina Ru