Las estrellas que me sostienen
encienden su suave calor
para arrullarme en el nido
que recrea mi colorido florear
mientras la noche
hace su entrada mágica
para guiarme
a mi ligero dormitar.

Presentándome como un sueño
a todos los que observan celosos
mientras me tocan las estrellas
mi cansada espalda
para transformarme
en una rosa blanca
antes de florear
porque ellas saben
que hemos de practicar
antes de volar.

Y así­, cuando estuve listo
para engendrar mis colores,
las estrellas me decidieron aventar
al universo que me creó
y ahora, vuelo
sobre lo que soñé,
y me hago realidad,
así­ las estrellas
explotan en plenitud
al verme pleno
entre sus luces y voces
que me hacen suspirar
por ser tanta belleza
hecha eternidad.

Signature Lina Ru