La honestidad es una flor que se abre al alegrarnos por bien ajeno y reconocer la paz que trae ver al otro feliz gracias a nuestra intervención…

El campo seco
está esperando ser regado
por la mirada del honesto.

¿En dónde reposa tu mirar?

Se abre una mano,
es la tuya.

Sucede que se está
regando con tu fe.

¡No temas más!

Se está creando un paraí­so
al evaporarse
los gritos de angustia,
se rehidrata la tierra
con tus actos de amor
que transforman
el desierto
en amabilidad.

El vientre
de eterna sabidurí­a
está listo para dar luz.

¿Quién abrirá su alma
para tomar del lí­quido
vital de la alegrí­a?

Deja de quejarte,
es hora de actuar.

El fruto de la flor de la honestidad es tu felicidad.
Signature Lina Ru