Nací para ser feliz, pero me robé a mi misma, 
me quedé atorada en los valles rocosos 
del río que me manifiesta, el río de la existencia. 

Parece que es el cauce de mis pensamientos 
que regenera lo que soy el que traicionó, 
pues olvidó lo que no se puede pensar,
mi devoción a las flores del amor. 

Creyendo que cesarían mis creencias
que me conducen al mar de mi realidad,
trataron de robar lo que soy, una flor.

Pero no fue así, nací del amor y al amor voy, 
como tú, como todos, no hay devoción que puedan robar 
cuando lo que quieren hurtar es el néctar de la flor. 

Ya que el amor es una fuente inagotable de verdad,
con mi devoción al dar regreso a la vida 
porque no hay nada que me haga más feliz 
que ser el amor mismo en entregada libertad,
siempre respetando al otro como a mí misma. 
Signature Lina Ru