Sutilezas nos enfrentan
al destierro. El volcán 
torcido revienta su ola
en mi espalda. ¡Quémense
los recuerdos! Si irritan 
los tiempos, sólo podemos 
soltar lo que nos amarra
y no nos ama, defenderse 
con la calma, detenerse
con lo que sana, abstenerse 
del aborrecer, asegurarse 
de dar lucidez, consternarse
por el que teme despertarse

en los rincones de su odio.

Si está preparado para verse 
sin la insensatez de su rojo,
se relajará al desembocarse 
su verde marea, que no quitará 
sino dará el alivio necesario
para balancearse entre el bien
quehacer y el mal accidentar.

Signature Lina Ru