Tu cara
borrosa
me recuerda
a mi pesado
sufrir,
ese suspirar
hecho frí­o,
ese respirar
como hacha,
esa mí­a
golpeando
al salvaje rí­o,
ese destino…

Estás destinado
a ser un fantasma
entre mensajes
subliminales.

¿Cuándo levantarás
tu vista al océano
que te liberó
la respiración?

Trato de explicarte,
pero tus ojos
están fijos
a la nada.

Pasas a mi lado
y mis lágrimas
se deslizan
sobre tu imagen
en movimiento.

Mis pasos
no suenan
con tanta
estridencia
como los carros
que te rodean.

El tiempo
me invita
a perderte
entre la multitud,
pero te grabo
en mi memoria
para llevarte conmigo,
para que no te sientas solo
cuando tienes miedo,
para que no te pierdas
cuando todo parece soledad.

Si en este desconocer,
alguna vez me lees…

Ten la certeza
que tu imagen
está destinada
a la eternidad.

Ya que, tú, ahora
eres mi presencia,
eres mi memoria,
eres mi preciosa
imaginación.

Ahora, tú y yo, juntos
de imagen a mi realidad,
de objetividad a mi visión,
de subjetividad a mi verdad,
de entereza a mi imaginación:
Hechos un presente.

Te regalo mi hoy.
Te doy mi sol.
Voy…

Signature Lina Ru