Chupando el deseo,
entra a mi palpitar,
es el ensueño de respuestas robadas,
velero atormentado
por el liar de tu caricia.

Los gozantes de ironí­a
parecí­an pernoctar
el honor hiriente,
hondando el habitar,
lo carecente resurge de mi sangre.

Ese salado rí­o interno
permite encarecer la voz
llorante de libertad,
ahogada de escarlata
decide perforar
el exaltado respirar.

El piso de árboles
secos y mojados,
fragmenta la anhelada unión,
presenta la delicia envestida
de flores y guarnición.

Definitivamente
coloco el amén
en mi boca lastimada,
conozco el labio morado
después de escarchar,
cae en el lago mi regenerar.

Vino mi rocí­o ensangrentado,
perteneciente a mi corazón gangrenado,
voy muriendo,
los segundos no me alcanzan,
vengo del cuerpo absorto
en cristales y fauna.

Dejé las presas,
olvidé mis cadenas,
el sabor amargo
culmina en la azucena hecha seda,
revistiendo mi dermis,
volviendo la sal al ciclo,
sonriendo y llorando.

Signature Lina Ru