Duerme con la certeza de que esa hoja va a caer,
pero no sabes cuándo 
ni sabes cómo. 

La duda existe dentro de la certeza 
y la certeza existe en medio de la duda. 

Duerme con la certeza de que otro invierno vendrá, 
pero no sabes cuándo caerán las últimas hojas 
ni cómo caerán. 

La certeza nos levanta cada día de la cama 
y la duda nos deja dormir en las noches encandiladas 
por los faroles de una cuidad alterada. 

Despierta con la certeza de que otra hoja renacerá,
pero no sabes cuándo 
ni sabes exactamente cómo lo hará. 

En la duda, hay certeza como la ciencia lo concreta 
pero en la ciencia hay dudas que aún no se concretan 
si en ella habita una genuina verdad. 

Despierta con la certeza  de que vendrá otra primavera, 
pero no sabes cuándo brotará el primer retoño 
ni por dónde lo hará. 

En la certeza, hay dudas que nos acercan a lo inefable 
y cuyo silencio infinito nos concreta que esta realidad 
es tan transparente  que ambos, la duda y la certeza, 
coexisten en humildad. 
Signature Lina Ru