Los pensamientos son como la lluvia,
caen y caen sin cesar hasta 
que te pones un paraguas 
y te dejas de mojar. 

Pero luego se te olvida
que traes un paraguas
y vuelve la gotera 
que te persigue
y ya no sabes 
ni por donde caminar
creyendo que es
inevitable la lluvia
que te ha de mojar.

Así se pasan los años
sin saber, hasta que 
un día te vuelves a acordar
que te falta un paraguas
que te aleje del qué dirán
y al conseguirlo ves 
que todo lo que te dijeron 
no era la verdad.  

Así, con o sin paraguas
¿cuándo dejaremos 
de mojarnos de forma
capital? Nadie lo sabe, 
pero todos murmuran
que existe otro mundo
más allá del pensar.

Signature Lina Ru