La moneda que lanzas,
es cara o espalda,
la forma que enfrentas a la vida,
indica la claridad del arco iris
y la firmeza con la que lloverá.

Si te entretienes con la moneda,
olvidarás a la vida.

Mejor contempla al arco iris
de tu mirar para ser feliz.

No hay mayor felicidad
que la de tu claridad
al lanzar la moneda y observar
que no habí­a cara,
ni espalda, sino agua
que revienta la playa en dos:
Lo que crees te rodea y tú
y al tiempo convertirse en uno:
libres de nosotros mismos .

Lo que pareció dos,
siempre fue uno,
lleno de agua,

lleno de vida,
lleno de libertad ,
y formar parte del mar:
Tus ojos de libertad.

La dualidad del existir busca balance La vida da tantas vueltas que no es necesario encerrarse en un cajón sin salidas. No hay lugar que no tenga techo o un océano subterráneo donde se pueda navegar hasta territorios desconocidos. ¿Por qué buscar la discordia, en vez de la concordia? ¿Por qué ese gusto por la lucha de opuestos? ¿Dónde queda el balance? ¿Acaso lo que parece dos: cara y cruz, puede dejar su dualidad y ser uno: moneda? …..Dejar al balance existir, sin volverte la cara o cruz, sino el “todo” que la compone…
Signature Lina Ru