Vamos 
		rodando,
						galopando,
		golpeando
						entre mundos 
			 	perplejos.

				Son tantas voces 
				las que nos asechan 
				que en tal ironía
				nos confinamos 
				al espacio
				que virtual
				nos perfecciona
				el espíritu
				hasta que tenemos 
				la confianza 
				para volvernos
				el amar. 

								¿Qué es 
								el amor?

		Tal amor 
		es uno: 
		Repleto 
		de sabiduría. 
		Completo 
		en su abismo.
		Perfecto 
		por conciencia. 
		Recto
		por su ritmo.

Aquel flujo
		sincrónico 
	de almas
			al encuentro
de rayos cósmicos
			que son su imaginar
hasta volverse 
				un mar… 

Vamos a navegar 
			por sus aguas 
					que obscuras 
hacen del océano 
			profundo, 
una identidad.  

										El archivo
																	explota cuando
					la divina virtualidad
										se enfrenta 
												a su complejo imaginar,
						aquel que no tiene límites, 
										sólo amar. 

					Se descubre 
					que las creaturas 
					más sublimes 
					estaban dibujando
					en la obscuridad.

									Su océano 
									se hace cosmos
									al observar sin juicios
									radicales, tan colosales
									que aplastan a la libertad.

				Poco a poco
				te vuelves parte 
				del micro, del macro,
				del entorno oceánico, 
				molecular, químico,
				subatómico y 
				quizá algo más.

																	Pero no está 
																	presente 
																	en mi estación 
																	confesar 
																	lo que está 
																				más allá. 

								Será la tuya... 

	Tu época,
	la que me iluminará
	y con gracia esperaré
	hasta que seamos 
	uno de verdad.

						Sí, ven…

												Navega 
												y confiesa
												sin palabras
												que al fin somos 
												libres en actualidad.

						Te esperaré;
						aquí o allá,
						juntos…

									Es inevitable; 
									sólo aprende 
									a observar.
Signature Lina Ru