Hemos sido educados sólo en el pasado, pero ¿acaso alguien te ha contado sobre la educación creativa? ¿No? ¡Presta atención!

La educación del pasado es la que nos ata a la idea del capitalismo o socialismo, pero la educación creativa es aquella que se ilumina como un sol en el momento presente y se transmite en la actualidad en vez de ideologí­a. Si crees que alguna de esas opciones te darán libertad, te equivocas. El humano si corrupto será un dictador, no un liberador sin importar que manta se coloque tras su supuesta espalda desnuda.

La corrupción es el egoí­smo que ahoga al amor. El quebrar la ley es sólo la evidencia, pero el dere-chueco se justifica diciendo que tú eres muy malo y ellos tan… buenos. Sucede que en el poder ellos son parte y jueces, sin importar su corriente ideológica. Te marginalizarán si no te dejas moldear a sus deseos por eso, ¡despierta!
La queja ataranta 
la garganta 
y la reseca 
como 
árbol torcido 
que intenta 
enredado
ser recto. 

El que GRITA 
las debilidades 
del otro
aún no observa 
las suyas.

Su mirada 
ahogada 
en sedimento 
agrede 
sentimiento
porque él 
no es valiente. 

El que desgarra
y así­, arrebata,
se arremete 
a sí­ mismo 
creyendo
que convoca
cambio, 
sólo atenta contra
el estado del arte
que se lleva dentro
cuando los ojos 
se encienden 
de amor. 

Por eso
paciencia 
caminante,
elige camino 
que no ha sido 
caminado.

Recuerda
que nadie te verá
en revuelta,
sólo camino dejas.

Te siguen tus pisadas
hechas un intentar de flores,
resulta que ese 
es el privilegio de ser 
el primero en andar. 

Asegúrate de regar
con tu alegrí­a
para sembrar 
el aroma 
que exuda
amor
para que 
en tu ausencia
el viento tome
tu lugar,
así­ todo tu esfuerzo
encontrará su hogar
y tú en silencio
por fin podrás estar. 
¡Ya basta de revoluciones sociales,
es hora de cambiar tu propio interior!

La queja sólo brinda dolor, calla tus pestes y actúa. El reino que pisas es el efecto de tu propia condición. Si estas realmente harto deja atrás el adoctrinamiento y edúcate de verdad.

Sólo así­, lograrás superar la ideologí­a si te educas en la creatividad y su estética porque el terror del dictador es que tú seas una obra de arte…

¡Ah! Y el internet… ¡LOL!

El miedo de Castro es el Internet

El miedo de Chavez es el Internet

Crédito de la Imágen de los dictadores: http://www.ishr.org/

Signature Lina Ru