Dime, si las noches frí­as no son suficientes,
después de callar tantos gritos en la soledad,
encontré en mi camino, claveles sin dueño,
armas sin vida deseosas de amor.

Las palabras olvidan
el filo cortante del hielo herido,
creen en la suerte hiriente
de tantas noches sin dormir.

Razones no bastan, silenciosos no abrazan,
dejan al olvido, el trabajo callado,
y sin más dulzura, decide
formar en el cielo, las palabras callejeras,
sin dejar de suspirar mueren
al nacer de mi pulmón.

Signature Lina Ru