Cuando cierro los ojos, 
  veo en mi corazón 
  esa luz de miradas perdidas 
  que regresan a la vida 
con cada suspiro. 

Respirando a la vida 
  llego a encontrarme en el silencio  
  que se transmutan dos almas 
  buscando su libertad,
la tuya es mía. 

La mía es tuya,
  un deseo ardiente de soledad, 
  que trae ríos interminables 
  de sueños por comenzar
a cada respiro. 

Los puentes que nos unen callan, 
  pero las palabras se quedan 
  arrulladas en el viento, 
  nadando 
donde no hay voz, 
donde nace el amor,
donde te conocí, sí, 
donde sólo hay luz.

Si vemos a uno mismo como alguien externo, un observador, entonces quizá se podrá ver que el puente que nos une al universo es la introspección, conocernos a nosotros mismos como nadie nos pudiera conocer.
Signature Lina Ru