Nos exprimen
la emotividad,
nos exigen 
perder claridad,
nos dominan
para avanzar
y quedamos
vacíos. 

No hay lugar
que nos pueda
salvar de nuestra 
propia avaricia. 

Si no aprendemos 
a soltar lo que 
en apariencias 
nos libera,
se nos ahorcará. 

Si te liberas,
te verás más cerca
de los valles, 
las montañas,
los árboles que cantan,
la brisa que se desliza,
el sol que te grita,
del todo que somos, 
inclusive del tú 
que tanto te persiguió y
que ahora te dice:
el amor soy yo
y sólo así 
soy feliz.
Signature Lina Ru