Entre nubes rojizas
hallé las miradas
de tu dulce amanecer,
sabí­a no habí­a manera de fallar.

Tomé los caminos
como mí­os,
las noches
como tuyas,
me desvanecí­ en el tiempo.

¿Dónde radica el tiempo
Asechado por la amargura?
Palabras infieles
fueron encontradas
en risas dolorosas de clavel.

Más allá de la eternidad,
no bastó cuanto lloraba
en mi soledad,
nunca encontrarí­a la risa
en rí­os menguantes de sabidurí­a.

Las palabras
que brotan del alma
llenan lo que no tiene vida,
pero nunca alumbran
el radiante deseo de felicidad.

Signature Lina Ru