Mejor amigo
es quien no me ata,
es quien no me asusta,
es quien no me insulta,
es quien no me juzga.

Te pregunto:
¿Te atas
a las cosas
que te rodean
para sentir
que lo
que quieres
está sólo
a tu alcance?

Sí­, sentirte
poderoso.

¿Te asustas
cuando lo que dices
no resulta?

Sí­, nada será
como deseas
porque
todo cambia.

¿Te insultas
cuando lo que haces
no sirve a tus deseos?

Sí­, sientes
que todas
las miradas
están sobre
ti, pero sólo
tú te miras.

¿Te
observas?

Tal vez,
sea así­
y si…

¿Te juzgas
cuando la imagen
que tienes de ti
se diluye en sal?

Arden tus ojos
cuando te lavas
los ojos con el agua
salada de tus juicios.

Buscas a amigos
fieles como tú…

Pero, ¿qué pasarí­a
si eres tu peor enemigo?

¿Por qué esperas
un trato excepcional
del que te mira,
si cada que te miras
ignoras que te lastimas?

Ahora,
si tienes la sabidurí­a
para observarte
y curarte
cada
que
te
m
i
r
a
s
.
.
.

¿Qué sucederí­a si en vez de lastimarte, observas tus conductas? ¿Qué pasarí­a? Observar significa estar consciente… Consciencia significa estar dispuesto a cambiar cada que observas una conducta destructiva. El cambio significa interiorizar lo observado y actuar como tu mejor amigo. Sí­, el mejor amigo que puedes tener es tú mismo. ¿Por qué buscas en tu exterior algo que primero debe surgir de tu interior?
Signature Lina Ru