Tu tez café aperlada da un tierno color a los ojos cafés
que alumbran toda una vida de ayer.

Todo lo que vi, todo lo que sentí­,
fue un cosquilleo repentino porque tú estabas ahí­,
parado en la llama ardiente.

Tu tez blanca quemada da un resplandor
a los rubios pelos que alumbran mi dí­a
como un sol dorado.

Todo lo que vi eras, tú,
todo lo que soñé y pude admirar
entre las ardientes llamas
que quemaban mis dedos
al tratar de describirte.

Signature Lina Ru