No es claro el porqué,
 de tantas miradas efusivas, 
 de tantos milagros sin palabras, 
 de tantas creencias sin vida;
¿cuándo encontraré en ti, mi vida? 

A la noche no le bastaba un mirar, 
 los cielos no dejaban de soñar 
 conmigo, sin mí, ¡qué importa!
lo único que desea es vivir eternidad. 

Ese instante transformado en luces,
 cayendo del cosmos: la esperanza 
 de que aprendamos a observar, 
 encontrar en una tímida enseñanza 
lo que nos despierta para soñar: 

En la rivera interminable 
	como origen del tiempo, 
	sonido que intermitente,    
 	da vida, que termina 
 	cerrando los ojos,
 cayendo a la verdad.
 
Un mirar esconde el deseo de ser infinito. Ese mirar representa nuestro deseo de vida, ese constante despertar que en algún momento terminará, pero si es así, ¿por qué no empezar a entender que está detrás de un mirar? El vivir y su soñar.
Signature Lina Ru