Una blanca rosa se hace uno con el rocío 
que la explota  en una cósmica emoción. 

Una blanca sonrisa se entrega fiel al río
que la lleva hacia la cima de la imaginación. 

Una blanca caricia te llena de escalofríos
que te transportan al origen de la creación. 

Una blanca promesa se refleja en el cristal 
que miramos al volvernos ecos del arcoíris. 

Una blanca luminosidad se vuelve tan vital 
que las sombras se callan para pedir perdón.  

Una blanca libertad te transporta al espiral
que transciende a la vida con la compasión.      
 
Una blanca bondad se plasma en el mural  
que hechiza al campanear de la constelación
que ríe y llora cuando despedimos el seré 
de nuestras hojas francas al escribirse el sí,
sí, soy blanca en todas las gotas de eternidad. 

Signature Lina Ru