Veo al jardinero,
veo al hombre,
veo al oficio,
veo al cuerpo…

Dicen que hay que trabajar para vivir,
dicen que hay que vivir para trabajar,
dicen que no hay mayor gloria
que el camino que me forjo…

¿En dónde estoy caminando?
si al mirar por la ventana,
al jardinero veo…

Con sudor en su frente,
con el tiempo desnudo en sus manos,
con las llamas del cielo en su espalda,
con miradas repentinas hacia donde estoy…

Y me pregunto:
… ¿Qué pensará?
¿Cuán feliz será?
¿Qué lo separa de mí­?

Y veo, al jardinero, hombre,
oficio y cuerpo.

No lo entiendo.
¿Qué lo separa de mí­?
Mis ojos no bastan para vivir
lo que mi cuerpo ha de sentir.

Y me pregunto:
¿Qué puedo hacer para verlo feliz?
¿Por qué quiero darle felicidad?

Y veo al tiempo como caricias al viento
que me recuerdan que en mis manos
está el alivio del cuerpo,
cuando sonrí­o y entiendo
que cuando me aman, quieren verme feliz,
y cuando amo, quiero verlos felices.

La felicidad es amarte como me amo,
es amarme como te amo,
para dejarte en el vuelo que pleno
consagra la libertad.

Y me pregunto:
¿Eres feliz?
¿Qué puedo hacer
para ver la felicidad?
Amarte…
…Siendo feliz.
Ser feliz.
… Amándote como se aman
a las aves en pleno vuelo,
desde las alturas, desde la cercaní­a,
desde el cielo que somos al amar.

Signature Lina Ru