Tanto he callado,
tanto he deseado decirte,
pero no lo hecho,
he callado.

He ocultado mi cara
y no te la he querido mostrar.

Si pudiera o tan sólo me atreviera
decirte dos palabras, tres quizá,
pero no he podido acercarme lo suficiente.

Lo dije ocultándome tan lejos de ti
que nunca imaginarí­as que estaba ahí­.

Y grité: Te amo.

Lo hice y tú ya no estabas.
Eso creí­ hasta el dí­a siguiente
al mostrar mi cara,
te quedaste viéndome fijamente
y yo sólo baje la cara,
tocaste mi barbilla,
levantaste mi cara,
te veí­a a los ojos
y me dijiste:
Yo también.

Yo no entendí­a nada,
sólo conocí­a la confusión
en ese momento.
Me dijo después
con su mano
todaví­a en mi barbilla:

Te oí­.

Signature Lina Ru