Si de noche no amaneces, 
lo que soy te desparece
como sombra de metilo
que penetra al pensamiento
y en silencio te enloquece.

Sí, vendré por ti y sabrás
que es enloquecer sin paz
fundiéndose en lo que soy: 
palabrería insensata 
que te llena de lamento.

Y ni en soledad sabrás 
lo que eres, sólo me verás,
en sombra y luz creerás 
fiel todo lo que te diga,
sombra de ambición serás. 

Vendré y te verás locuaz,
irresoluto en soledad,
serás mío, hablar mental, 
sin tener con quién hablar 
perdido irás, en convoy 
terminarás, dando vueltas, 
a ningún lugar irás. 
 
Si te hablan sólo verán 
lo que soy, y tú, ¿qué harás?  
¿Serás el nadie que espera 
a que haga mi voluntad? 

Si te duermes y me invitas 
como la playa invita a 
la marea que se suba,
no olvides, debo bajar.

Si quiero volver, te tengo 
que dejar ser, y si vengo, 
deja que reviente en rocas
haciendo olas de conciencia. 

No te alejes de ese pálpito
que te llama a la luz cada 
que me enredo como sombra
en tus sueños. Amanece
esta noche, sin dejarme 
taladrarte la conciencia.  
                                  
                                    ...amanece y topo en roca.
El dormir es una metáfora de la inconsciencia que nos enferma la razón. Uno puede pretender ser racional, pero si las premisas son falsas… ¿Cuál es el sentido de tal argumentar? Hablar por hablar. La palabrería insensata, que enferma y entristece, se puede volver una condición que somete a tu ser. Ésta palabrería atormenta, nos controla y no nos deja ser auténticos. Si quieres encontrar paz, pero no la encuentras en ningún lugar pregúntate: ¿Cómo puedo amanecer? ¿Cómo puedo despertar la luz de mi consciencia?

La respuesta: Deja de hablar y escucha de fondo, deja que la palabrería insensata tope en roca.

Signature Lina Ru