El paisaje 
se transforma 
en el infinito
que me informa
de las formas
que me hacen
bendito.

El paraje 
me inspira
a convertirme
en su sentir,
abriendo 
mi cuerpo
a su influir. 

Me vuelvo 
lo que creo,
me envuelvo
de lo que veo,
me libero
de lo que creo
si tú me miras
desde el fondo 
de tu concebir.

		Y así, 
hoy nací
para ti.

		Aprendí
a vivir.

		Me volví
parte de ti,
paraíso
prohibido
si no observo 
lo profundo 
que significa 
el existir.

		Y así, 
entre 
lo que dejo 
de creer 
y aprendo 
a ver 
seremos
en secreto
uno hasta 
morir.
Signature Lina Ru